miércoles, 27 de junio de 2018

Unos 20 colegios andaluces llevan tres años pagando a profesores de Religión que “no hacen nada”

Los docentes se defienden y aseguran que "nadie se pregunta cuánto cuesta tener a profesores funcionarios impartiendo la alternativa". El TSJA anula la decisión del 65% de los centros andaluces que optaron en 2015 por reducir a la mitad los horarios de la asignatura

 Francisco Romero
Una veintena de colegios de toda Andalucía, como mínimo, tiene profesores de Religión que no dan clase —al menos parcialmente—, en ciudades como Cádiz, Jerez, Los Barrios, Tarifa, Medina, San Fernando, Málaga, Algeciras o Fuengirola, según constata eldiario.es, un periódico digital que recoge que centros de todos estos municipios vienen denunciando esta situación ante la Consejería de Educación desde hace tres años. Estos profesores, que llevan desde el curso 2015/16 sin apenas carga lectiva —en algunos casos es inexistente—, “llegan, firman en el registro de entrada y se quedan sus horas sentados en la sala de profesores sin hacer nada”, asegura el director de un colegio al citado diario.
La Junta de Andalucía, hace tres años, ya redujo a la mitad la duración de las clases de Religión en Primaria —de 90 a 45 minutos semanales— en seis de cada diez colegios de la comunidad, adaptándose así a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), y desde entonces se vienen renovando los contratos de docentes que no tienen trabajo y que siguen cobrando “sin hacer nada”. Es el Ministerio de Educación quien paga los salarios de estos profesores, que cobra unos 1.400 euros netos mensuales por 25 horas lectivas que, en la práctica, no ejercen.
El Gobierno andaluz tiene localizados a un total de 263 profesores de Religión que carecen de horario lectivo y señala que “no puede comprobar” si otros 1.895 docentes “cumplen con la jornada por la que están contratados”. La consejera de Educación, Sonia Gaya, asegura que se está produciendo un “perjuicio a la arcas públicas” que puede suponer unos 6,3 millones de euros en un año académico, y que suma casi 19 millones de euros desde 2015, que es la cantidad que se estima que ha pagado desde entonces el Ministerio de Educación.
Un informe encargado por la Consejería de Educación, que desvela eldiario.es, recoge que “al menos” el 12,2% de profesores de Religión en Primaria de Andalucía están cobrando sus salarios sin impartir clases o, al menos, una cantidad de horas inferior a la que reflejan sus contratos. “Los inspectores han hecho un rastreo colegio a colegio, persona a persona, pero no tenemos un control exhaustivo del horario de todos los docentes de Religión porque dependen contractualmente del Ministerio y porque no todos están registrados en nuestro sistema informático”, señala la Junta.
Las cifras aportadas por el Gobierno andaluz no son oficiales —son una estimación basadas en los casos corroborados por la Consejería de Educación—, pero el citado informe señala que “dado que no se dispone de los contratos del profesorado de Religión, no puede comprobarse” si todos los docentes “cumplen con la jornada para la que están contratados”. El Ministerio renovó los contratos de más de 2.000 docentes de Religión de Infantil y Primaria, pero desde 2015, el 65% de los colegios andaluces redujeron los horarios de la asignatura.
Los obispos andaluces recurrieron esta decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que en una sentencia reciente declara nula esta orden, ya que considera que Educación prescindió de un trámite “esencial” en la elaboración de la norma, “prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido”. Una decisión ante la que la Junta presentó un recurso de casación que aun está pendiente de resolverse.
Los profesores de Religión niegan que acudan a sus puestos de trabajo sin hacer nada y critican que la Junta se “lava las manos” al dejar la decisión de reducir el horario de Religión a los propios centros. “Si el empleador es el Ministerio, ¿cómo puede alguien que no es el empleador modificar las condiciones del contrato y, por tanto, su horario o sueldo?”, se preguntan en declaraciones recogidas por Religión Confidencial. La situación, señalan, no es agradable, “tampoco para el profesorado de Religión que tiene que aguantar presiones, insultos, malos gestos y desprecios… y que se han visto en una obligada situación que han decidido y elegido sus propios compañeros y compañeras directores”.
Los docentes religiosos señalan: “Nadie se pregunta cuánto cuesta a las arcas públicas tener a profesores funcionarios impartiendo la alternativa al área de Religión cuando en realidad no se está haciendo nada. Los niños juegan, repasan o ven películas… incluso hay quienes se van al patio. ¿Esto no es perder dinero público? ¿dónde están las programaciones didácticas de dicha alternativa que deberían haber aprobado los Consejos Escolares, según la legislación?”.

Fuente: https://www.lavozdelsur.es/unos-20-colegios-andaluces-llevan-tres-anos-pagando-a-profesores-de-religion-que-no-hacen-nada/

Nota del blogger:
La noticia afirma que "65% de los centros andaluces optaron en 2015 por reducir a la mitad los horarios de la asignatura", ¿de dónde sacan esas cifras si ni siquiera las conoce la Consejería de Educación de Andalucía?
¿Qué han hecho los sindicatos ante el recorte de horas? ¿Cómo han defendido las dos sesiones?
Las declaraciones recogidas por Religión Confidencial a las que hace referencia el artículo, proceden de un artículo de este blog y posterior entrevista: https://www.religionconfidencial.com/iglesia-estado/Profesores-religion-indignados-cobremos-impartir_0_3144285563.html

LinkWithin

Quizás también le interese: