lunes, 23 de abril de 2018

A fa­vor de la asig­na­tu­ra de re­li­gión

Mons. Se­bas­tià Tal­ta­vull

http://www.agenciasic.es/wp-content/uploads/2017/05/Mons._Taltavull_30877902176.jpgNo se­ría cohe­ren­te si pen­sa­ra y di­je­ra lo con­tra­rio. Lo digo des­de el con­cep­to de lai­ci­dad más es­tric­to y con el má­xi­mo res­pe­to a toda for­ma di­fe­ren­te de pen­sar, ya que es des­de ella que es po­si­ble el diá­lo­go con el mun­do ag­nós­ti­co y con las otras re­li­gio­nes, pre­ci­sa­men­te en bien de una con­vi­ven­cia don­de el buen en­ten­di­mien­to en­tre unos y otros de­be­mos ha­cer­lo po­si­ble. Siem­pre he creí­do que, en nues­tras re­la­cio­nes hu­ma­nas, el he­cho re­li­gio­so jue­ga un pa­pel im­por­tan­te por­que es con­na­tu­ral a la ca­pa­ci­dad hu­ma­na y, con los va­lo­res que pre­di­ca e in­vi­ta a prac­ti­car, pue­de apor­tar un sen­ti­do in­me­dia­to y al mis­mo tiem­po tras­cen­den­te a la exis­ten­cia.
Lo he es­cri­to y lo he co­men­ta­do con fre­cuen­cia que, in­de­pen­dien­te­men­te de acuer­dos ins­ti­tu­cio­na­les y ten­den­cias ideo­ló­gi­cas que pue­da ha­ber res­pec­to al he­cho re­li­gio­so en ge­ne­ral y del cris­tiano en par­ti­cu­lar, hay un de­re­cho hu­mano fun­da­men­tal a de­fen­der y ejer­cer. Me han ha­bla­do in­fi­ni­dad de ve­ces mu­chos ex alum­nos del ins­ti­tu­to pú­bli­co don­de ejer­cí la do­cen­cia jun­to con otro cen­tro du­ran­te casi vein­te años, apren­dien­do mu­cho de los jó­ve­nes y sin­tien­do un apre­cio, apo­yo y co­la­bo­ra­ción ex­tra­or­di­na­rios para par­te de los com­pa­ñe­ros pro­fe­so­res del claus­tro. Hoy, to­dos lo sa­be­mos, mu­chas ex­pre­sio­nes, pa­la­bras, acon­te­ci­mien­tos cul­tu­ra­les y de­ter­mi­na­dos as­pec­tos de la vida no se en­tien­den si no se han ad­qui­ri­do unas no­cio­nes bá­si­cas so­bre el he­cho re­li­gio­so.
Esto aún se ve más —y que­da en evi­den­cia una gran des­in­for­ma­ción— cuan­do en cier­tos fo­ros, a la hora de re­fe­rir­se a la re­li­gión, se usan tér­mi­nos to­tal­men­te inade­cua­dos o que­da muy de ma­ni­fies­to que no se tie­ne co­no­ci­mien­to o se ha­bla de for­ma su­per­fi­cial, des­pec­ti­va o pu­ra­men­te anec­dó­ti­ca. Con todo, se sue­le ar­gu­men­tar que «la re­li­gión es algo pri­va­do», pero se ol­vi­da que su prác­ti­ca tie­ne por sí mis­ma una in­ci­den­cia pú­bli­ca. Ante esta ob­je­ción que nos lle­ga con fre­cuen­cia, el papa Fran­cis­co dice que «na­die pue­de exi­gir­nos que re­le­gue­mos la re­li­gión a la in­ti­mi­dad se­cre­ta de las per­so­nas, sin nin­gu­na in­fluen­cia en la vida so­cial y na­cio­nal, sin preo­cu­par­nos por la sa­lud de las ins­ti­tu­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, sin opi­nar so­bre los acon­te­ci­mien­tos que afec­tan a los ciu­da­da­nos» (EG 183).
La ins­crip­ción en la cla­se de re­li­gión es una de­ci­sión va­lien­te, to­tal­men­te cohe­ren­te con la pro­pia fe, de­ci­sión que se verá com­ple­ta­da con el cre­ci­mien­to cris­tiano en el mar­co de la ca­te­que­sis den­tro de la co­mu­ni­dad cris­tia­na. Tam­bién, en es­tos mo­men­tos de la ins­crip­ción en la cla­se de re­li­gión, se pide una op­ción a los mis­mos ado­les­cen­tes y jó­ve­nes que, por su pro­pia cuen­ta y li­ber­tad, han de to­mar la de­ci­sión. Por su edad, es im­por­tan­te que en los cen­tros edu­ca­ti­vos se les ayu­de a una elec­ción he­cha a con­cien­cia y no po­nien­do di­fi­cul­ta­des que lle­ven a la su­pre­sión de la cla­se o la in­fra­va­lo­ra­ción de los con­te­ni­dos. Sa­be­mos, al mis­mo tiem­po, que todo esto es un reto para los pro­fe­so­res de re­li­gión que de­ben ha­cer que la asig­na­tu­ra esté al ni­vel que le co­rres­pon­de y que de­fen­de­mos, y lo es tam­bién por el pres­ti­gio de la mis­ma ins­ti­tu­ción es­co­lar, por­que fa­vo­re­ce que las di­fe­ren­tes op­cio­nes sean po­si­bles y no haya nin­gún tipo de mar­gi­na­ción, ma­len­ten­di­do o ex­clu­sión.
+ Se­bas­tià Tal­ta­vull
Obis­po de Ma­llor­ca
Fuente: http://www.agenciasic.es/2018/04/23/a-favor-de-la-asignatura-de-religion/

LinkWithin

Quizás también le interese: