miércoles, 6 de enero de 2016

EPIFANÍA DE JESÚS

Paco Aranda
 
 Cada año por estas fechas aparecen dispares conjeturas que tratan de identificar la estrella del relato de Mateo sobre los Magos de Oriente. ¿Un cometa? ¿Una conjunción de planetas? ¿una nova?

            Intentos innecesarios porque la estrella de Oriente , que guió a aquellos sabios, no es una acontecimiento astronómico natural. La estrella no brilla; se mueve; no sólo conduce a los sabios al oeste; gira y, de pronto, se dirige al sur, hacia Belén, con la precisión de un GPS: “se paró  encima de donde estaba el niño” Increíble; es que estamos ante una afirmación teológica; el nacimiento de Jesús  es la llegada de la Luz que atrae a los sabios, gentiles, hacia su resplandor
            Tampoco merece la pena entrar en el tema de si reyes, si tres, si magos ( gente con sabiduría terrena) y otras cuestiones . Puede que Mateo tuviese delante el texto de Is . 60, 1-6( Primera lectura) : A tu luz caminarán todas las naciones y los “reyes”al resplandor de tu aurora

            A nosotros hoy nos interesan del texto y de la solemnidad de la Epifanía otros asuntos: la llegada de la luz, en medio de las tinieblas, genera tres posturas opuestas, en tres grupos de personas distintas
1)   Los Magos , gentiles , que no saben nada del Dios de Israel; cuya religión ni su origen conocemos; sólo que ha visto una pequeña luz que les coloca en el camino del Salvador y…se ponen en camino, sin saber a dónde y por dónde. Arden en deseos de encontrar LUZ
2)   “Los sumos sacerdotes y escribas”: Con una actuación que nos asombra: cancerberos de la verdadera religión, no buscan la Verdad ni la Luz- Tienen tanta seguridad religiosa que ni ven ni desean ver. Saben dónde dice la Escritura que ha de nacer y son asiduos del culto al Dios de las promesas, pero ni vislumbran la grandeza del misterio. Su saber les ciega para la LUZ
3)   Herodes, cruel y receloso, que sólo alcanza a descubrir en un niño endeble y frágil, una horrible amenaza para su opresor reinado. Desde su poder solo cabe asesinar a quien trae la salvación, al que es LUZ
Son los magos los que se mueven y siguen su camino.  No para caer de rodillas ante Herodes o el Gran Consejo judío,  ni para llegarse a orar al Templo. La estrella las conduce a la periferia de una aldeílla; ni siquiera al “núcleo urbano”, ajeno a todo poder y caen en tierra ante “un niño con María su madre” . Nada de fasto ni exorno, ni poder. Un niño absolutamente indefenso despierta en ellos las adoración
Desconcertante… grandioso relato con un final casi esperpéntico: A nuestro Dios escondido en la fragilidad humana no lo pueden /podemos encontrar  si vivimos instalados en el poder, enclaustrados en seguridades religiosas. Sólo los que , guiados entre la niebla por pequeños retazos de luz, tratamos con incansable esperanza de buscarlo en la ternura y la pobreza de la vida. Sean magos o magas. Ahí no nos jugamos nada crucial…creo yo.

Fuente: vía e-mail

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario

LinkWithin

Quizás también le interese: