domingo, 14 de mayo de 2017

Apuntar a los hijos a la clase de Religión

Vicente Juan Segura, Obispo de Ibiza y Formentera

Un año más, me dirijo a los padres y madres de nuestras Islas de Ibiza y Formentera con el deseo de recordarles la importancia y el bien que hace a sus hijos la asignatura de Religión y Moral católica en la formación de los niños, los adolescentes y los jóvenes. Los niños y los jóvenes pueden recibir su formación religiosa, como en tantas otras buenas cosas en tres centros: la propia familia, el centro escolar y la parroquia de su pertenencia. En estos días, en que los padres o os tutores están ocupándose de las inscripciones y detalles del propio centro, es importante que pidan, como la ley en vigor lo contiene, la inscripción en la clase de religión, que no es obligatorio, que es voluntario pero que es algo que por tantos motivos hace bien, mucho bien. Por eso hago una fraterna invitación a los padres y a los alumnos, para que soliciten la clase de Religión y Moral Católica para el próximo curso.
La enseñanza de la Religión Católica en el currículum escolar es decisiva para una educación integral de la persona, para el diálogo entre la fe y la cultura, además de ayudar a entender las raíces cristianas de nuestra historia y cultura. Favorece la acogida y comprensión del otro, invita a comprender y estimar las otras religiones, promueve el respeto y amor a la naturaleza como obra de Dios. La enseñanza escolar de la Religión Católica favorece también el desarrollo de la responsabilidad personal y social así como promueve el ejercicio de los demás valores cívicos para el bien común de la sociedad.
Es un derecho fundamental de los padres amparado por nuestra Constitución Española: “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres, para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones” (Constitución Española, Art. 27, 3). En una sana democracia, las administraciones centrales y autonómicas deben garantizar dicha educación elegida por las familias, sin intentar imponer otras concepciones ideológicas. Al Estado no le corresponde imponer su visión del mundo y del hombre ni una ética determinada, sino servir al pueblo, formado por diversas sensibilidades, credos religiosos y formas de entender la vida.
La formación religiosa católica en la escuela no es un privilegio ni es un añadido artificial a la formación humana, cultural y técnica, como afirman algunos. La enseñanza religiosa es fundamental en la formación integral de los alumnos para lograr el pleno desarrollo de su personalidad, del que no se puede excluir la dimensión trascendente y religiosa connatural a toda persona. Además es fuente de valores, ayuda a dar sentido a la propia existencia, y promueve el diálogo con la cultura y la convivencia fundada en el reconocimiento de los derechos y deberes de la persona, en el respeto a las convicciones morales y religiosas del prójimo y en el servicio a la causa de la justicia. La clase de Religión ayuda a conocer y comprender la propia cultura: las fiestas religiosas y patronales, las templos y catedrales, el arte y la literatura de nuestro país…; tantas y tantas expresiones culturales, artísticas y sociales, presentes en nuestra vida cotidiana, no pueden ser entendidas y valoradas adecuadamente sin tener en cuenta sus raíces y contenidos cristianos.
Os recuerdo, pues, con afecto y como ayuda, a los padres católicos que sois vosotros quienes habéis de pedir expresamente la inscripción de vuestros hijos a la asignatura de Religión y Moral católica y, en su caso, animar a vuestros hijos a hacerlo. Es vuestro derecho y además vuestra responsabilidad como padres católicos: sois los primeros educadores de vuestros hijos y los primeros responsables de su educación, también de su educación en la fe; éste fue vuestro compromiso el día de su bautismo.
Os animo, por tanto, a solicitar la clase de Religión y Moral católica para vuestros hijos, y a animar a otros padres a hacerlo. Pedidlo expresamente si no se os ofrece en el colegio o instituto a la hora de la inscripción. Es muy importante para vuestros hijos y vuestras familias, para el presente y el futuro de nuestra Iglesia diocesana en Ibiza y Formentera así como de toda nuestra sociedad, que elijáis esta asignatura para vuestros hijos, reclamándola por todos los medios legales. Al hacerlo, los padres y los alumnos tenéis derecho también a ser respetados en este ideario, no sólo en la clase de Religión sino en todas las demás clases, velando para que no se diga nada que menosprecie vuestra elección ni se enseñe nada que pueda herir la sensibilidad católica del vuestros hijos.

Fuente: https://periodicodeibiza.es/opinion/opinion/2017/05/14/267112/apuntar-hijos-clase-religion.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario

LinkWithin

Quizás también le interese: