domingo, 2 de octubre de 2016

Palabra película

La imagen puede contener: una personaPRODUCTOR ASOCIADO
Antes de llegar al Cottolengo conocimos a Jacinto Bátiz, médico de cuidados paliativos. Es un hombre sonriente que rebosa salud de espíritu y que además la transmite sin necesidad de palabras. Y esto es lo insólito y lo que nos interesa: es un médico que promueve cuidar con caricias. Nos tranquiliza saber que la medicina no son sólo números y estadísticas. La ciencia es vulgar; es vulgar si se olvida del hombre. “¿Es que ya no somos capaces de acariciar a nuestro enfermos?”, es lo que él dice. Cuidar con caricias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario

LinkWithin

Quizás también le interese: