domingo, 24 de abril de 2016

10 cosas que no sabías sobre l@s profes de Religión

En estos días, está en boca de muchos la tarea de los profesores de Religión Católica en la escuela pública. Se dicen muchas cosas de nosotros y la mayoría de las veces, por desgracia, comprobamos que las opiniones negativas están mal cimentadas en un desconcimiento profundo de nuestro ser y de nuestro papel en la escuela. El profesor de Religión...


1. NO ES UN INTRUSO. El profesor de Religión está tan bien preparado o mejor que cualquier compañero docente. De hecho, muchos de nosotros tenemos más de una titulación: una en Filosofía, Historia, Matemáticas, Educación... y otra en Teología o ciencias Religiosas.
2. NO DA CATEQUESIS. La catequesis pertenece al ámbito de la parroquia, al ámbito de la vivencia de la fe. En clase de Reli se transmiten conocimientos con el mismo rigor que en cualquier otra asignatura.
3. NO ADOCTRINA. O, al menos, no más que cualquier compañero de Filosofía, Sociales o Matemáticas. Como el resto de los docentes, el profe de Reli transmite lo que vive con su sola presencia. Y eso no es adoctrinar.
4. NO REZA EN CLASE. En la clase de Reli caben todos (creyentes, más o menos practicantes, ateos, agnósticos y, si ellos quieren, de otra religión). Podemos enseñar qué es la oración y qué significado tiene en la experiencia religiosa o cómo han rezado los creyentes de todas las religiones y de todos los tiempos. Pero ni rezamos, ni evaluamos la vida de fe de nuestros alumnos.
5. NO ES UN "ENCHUFADO". Hemos pasado un proceso de selección, como cualquiera. Es verdad que en nuestro caso la Iglesia propone y la Junta contrata. Pero el sistema viene determinado por las autoridades educativas, no lo elegimos nosotros. Nada nos gustaría más que poder acceder a un sistema de oposición como los demás docentes.
6. COBRA POR HORAS. Y además no se nos permite realizar ninguna otra labor docente, o de coordinación, o de organización o de tutoría para poder completar un horario como el resto de nuestros compañeros.
7. ES UN EMPLEADO PÚBLICO. Tenemos un contrato indefinido con la Junta de Extremadura, que se va modificando con arreglo a las horas de Religión que el Centro educativo oferte. Cada septiembre es para nosotros una verdadera aventura pues no sabemos cuánto vamos a trabajar ni cuánto vamos a cobrar.
8. NO SOMOS CURAS. Ya quedan pocos curas dando clases. La mayoría de profesores en Extremadura somos madres y padres de familia, trabajadores que luchamos, como cualquier otro, por llevar un sueldo a nuestras casas y tener una vida digna.
9. NOS APASIONA NUESTRO TRABAJO. Como muchos docentes, vivimos nuestro trabajo como una vocación, al servicio de nuestros alumnos y enamorados de nuestro oficio.  Y la vocación es lo que diferencia un buen profesor de un profesor excelente.
10. NO SOMOS LOS ÚNICOS QUE TENEMOS UN PLUS. Hay muchos profesores creyentes, que saben que cuentan con la fuerza del Espíritu Santo, que viven su fe día a día y que trabajan en las aulas y en sus centros de acuerdo con los valores del Evangelio. Eso sí, nosotros llevamos nuestra fe "a pecho descubierto" y eso supone estar en el punto de mira y tener que dar continuamente razón de nuestra fe y de nuestros actos.


Fuente: http://reliconrosa.blogspot.com.es/2016/04/10-cosas-que-no-sabias-sobre-ls-profes.html?spref=fb&m=1

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario

LinkWithin

Quizás también le interese: