domingo, 12 de julio de 2015

Educación y futuro: reseña del libro Enseñar a aprender Religión

Enseñar a aprender ReligiónEnseñar a aprender Religión
FERNÁNDEZ, J. A. (2015).
MADRID: CCS.
228 PÁGS.

En medio del polémico currículo aprobado para la asignatura de Religión, brota una obra que pretende abordar el estado de la cuestión de una disciplina cada vez más arrinconada en las aulas. Seis comunidades y dos ciudades autónomas han decidido aplicar la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), mermando la búsqueda de la trascendencia en 45 minutos a la semana. Pero el asunto legislativo no es el tema de José Antonio Fernández Martin. Este profesor e investigador de la asignatura de Religión desea que su obra sea un manual para educadores que profundicen en los contenidos curriculares de la asignatura, en sus didácticas especificas, en el desarrollo de una metodologia propia de la Enseñanza Religiosa Escolar (ERE)  y en las actuales lineas pedagógicas que diferentes expertos están llevando a cabo en el campo de esta disciplina. Para desarrollar los cuatro bloques temáticos, el autor tiene presente el cambio paradigmático de una enseñanza instructiva a un aprendizaje constructivo-cognitivo, basado en la adquisición de las competencias. En este marco educativo se inserta la especificidad de la materia afirmando que «la Religión está en continuo proceso de aprendizaje. Y es que no puede ser de otra manera. Nunca se llega a enseñar la Religión, porque no es cuestión de asimilar únicamente contenidos conceptuales» (pág.12). De ahi el titulo de la obra: Enseñar a aprender Religión.
El bloque primero, titulado «Aprender en el área de religión», pone los cimientos pedagógicos de la asignatura; el segundo, «La práctica docente», se preocupa por desarrollar didácticas especificas como la Biblia, los sacramentos y la moral; el tercero aborda el «Desarrollo didáctico del modelo cognitivo en la ERE», desde la educación infantil hasta Bachillerato; Y el cuarto, «Actualidad de la investigación en la ERE», estudia lo que aporta las Competencias Básicas, el uso de las TIC, las inteligencias múltiples, el arte y la producción audiovisual.
Hay que lamentar que, al igual que en el recién curriculo publicado, esta obra desdeñe temas tan cardinales como el conocimiento de las otras religiones, la historia de la Iglesia o el diálogo fe-cultura. Pero hay que valorar que, a pesar de la evaporación de la enseñanza de la Moral en la Lomce, Fernández Martin haya apostado por ella, desarrollándola como didáctica especifica de la materia.
Jesús Sánchez Camacho
Publicado en la revista EDUCACIÓN Y FUTURO, Abril 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario

LinkWithin

Quizás también le interese: