domingo, 12 de julio de 2015

De actualidad: consecuencias de la aplicación de la LOMCE


Indignación entre los profesores de Religión

Los alumnos atienden en una clase de religión. - Foto: EL PERIÓDICOEl sindicato de profesores de Religión de Aragón (Apprece) mostró ayer su indignación por la decisión del Gobierno de Aragón de reducir de dos horas semanales a una el horario de la asignatura en 1° de ESO, lo que consideran "una torpeza política y un error académico". El colectivo argumenta estas calificaciones en que "los actuales horarios de Religión de la LOE los fijó para toda España el Gobierno socialista, concretando 2 horas semanales para el primer curso de la ESO. Si se quiere ejercer una nueva forma de hacer política hay que dialogar con todos, incluido el profesorado de Religión, al que se le reduce su jornada laboral, poniendo en peligro sus puestos de trabajo sin diálogo ni negociación, como si en España no existiera legislación laboral alguna".
Además, consideran que se trata de un error académico porque "una gran parte de las enseñanzas de otras materias necesitan unos conocimientos religiosos para su comprensión: el uso de la lengua y de la literatura, la historia, la geografía, el arte, la música, la danza, la pintura, la escultura, la arquitectura" y añaden que "es pedagógicamente inaceptable que la enseñanza de la Religión que eligen los padres de los alumnos se degrade hasta reducirla a la mínima expresión cuando las Administraciones educativas están obligadas por ley a garantizar su enseñanza con un trato equivalente al de las asignaturas fundamentales, incluyendo sus horarios".
Por eso, Apprece lamenta la decisión de la consejería de Mayte Pérez "sin diálogo previo ni negociación con sus representantes sindicales y sin ni siquiera reconocerles el derecho de audiencia previa" y denuncia el "desprecio que expresan algunos a los saberes religiosos y al desarrollo de la inteligencia espiritual y emocional, tratándose de una sociedad que vive con una democracia occidental". Asimismo, el colectivo exige "el mismo respeto, como sindicato, que el dispensado a otras organizaciones sindicales".


Apprece critica que la consejera de Educación no haya dialogado con ellos

 Apprece, sindicato de profesores de Religión, ha criticado que la consejera de Educación no haya hablado con ellos. Ante las medidas anunciadas, denuncian “el desprecio” que expresan algunos a los saberes religiosos y consideran “una torpeza política y un error académico” reducir horas de esa asignatura.

Zaragoza.- Apprece, sindicato de profesores de Religión, ha criticado “la decisión contraria” a la asignatura de Religión “sin diálogo previo, ni negociación”. Ha pedido respeto para todos los saberes que se transmiten en la escuela y que “están especialmente garantizados como derechos fundamentales y protegidos por la Constitución”.
Ha denunciado “el desprecio” que expresan algunos a los saberes religiosos y “al desarrollo de la inteligencia espiritual y emocional” y ha considerado que reducir las horas de Religión es “una torpeza política y un error académico”.
Cree que si se quiere ejercer “una nueva forma de hacer política” hay que “dialogar con todos”, incluido el profesorado de religión, “al que se le reduce la jornada laboral, poniendo en peligro sus puestos de trabajo sin diálogo ni negociación, como si en España no existiera legislación laboral alguna”.
Ha considerado que es “pedagógicamente inaceptable” que la enseñanza de la Religión que eligen los padres de los alumnos “se degrade hasta reducirla a la mínima expresión” cuando “las Administraciones educativas están obligadas por ley a garantizar su enseñanza con un trato equivalente al de las asignaturas fundamentales, incluyendo sus horarios”.
El sindicato ha afirmado que “no es admisible que en Aragón cualquiera se pueda convertir en intérprete de derechos fundamentales y de acuerdos entre Estados o convenios entre el Estado y las confesiones religiosas y convertir a su profesorado en un personal sin derechos laborales formalizados en un convenio colectivo y al que se le somete a un trato discriminatorio, que legalmente está prohibido”.
Ha exigido “el mismo respeto que a los demás miembros del Claustro de profesores” y han anunciado que van a continuar defendiendo la asignatura y a los docentes que la imparte, pidiendo “diálogo y negociación” para “garantizar los derechos de todos”.
Fuente: http://www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=134700&secid=16

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario

LinkWithin

Quizás también le interese: