miércoles, 25 de marzo de 2015

Exigimos que la Consejería nos haga personal laboral fijo

Los profesores de Religión en la escuela pública reclaman que su jornada laboral sea parcial o completa 

De izquierda a derecha, Sebastián Alcalá, Juan José Sánchez y Pedro Ginés Sánchez, del CSI.FDe izquierda a derecha, Sebastián Alcalá, Juan José Sánchez y Pedro Ginés Sánchez, del CSI.F
­Los profesores de la asignatura de Religión en la escuela pública exigen desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI.F) que «la consejería de Educación nos haga personal laboral fijo para dar un paso más y definitivo en nuestra condición laboral con el fin de conseguir la estabilidad de esta materia en todos los centros educativos de la Región de Murcia».
Según sostienen, los tres representantes del sindicato, Pedro Ginés Sánchez, Juan José Sánchez y Sebastián Alcalá, «nuestra jornada laboral no puede ser una suma de horas, por eso reivindicamos que esta sea completa o parcial».
Para avanzar y consolidar la Religión en la escuela pública, desde CSI.F estiman que es necesario que la Comunidad Autónoma elabore una relación de puestos de trabajo (RPT) donde se incluyan a todos los profesores de esta asignatura, creando de esta forma el perfil profesional para la Comunidad Autónoma.
Mejorar la estabilidad
«Los profesores de Religión no somos trabajadores fijos», lamentan desde el CSI.F. Desde el sindicado añaden que «aunque hay docentes que llevan trabajando para la Administración más de treinta años, nunca se les ha dado la oportunidad de ser fijos, pese a que llevan toda una vida dedicada a la enseñanza».
Por eso, desde el sindicato más representativo en las administraciones públicas de toda España demanda «voluntad política y sensibilidad pública» para que el colectivo de trabajadores de enseñanza religiosa puedan «afianzarse como personal laboral fijo en la Región de Murcia». Algo que los propios maestros apuntan que «ya se ha llevado a cabo con los profesores de edcucación de adultos».
Al margen de las peticiones citadas anteriormente, este colectivo también tiene una serie de reivindicaciones que, con el respaldo del CSI.F, pretenden lograr en un futuro próximo.
Entre estas exigencias se encuentran algunas como garantizar la oferta obligatoria de la asignatura de Religión en la etapa de Bachillerato para todos los institutos públicos de la Región y que los departamentos de esta asignatura se consoliden finalmente en todos estos cetros de enseñanza Secundaria.
Más allá de los institutos públicos, Pedro Ginés Sánchez, Juan José Sánchez y Sebastián Alcalá reclaman que sus compañeros de profesión puedan completar su horario con otras actividades educativas tales como aulas de acogida, apoyos, dinamización de biblioteca o la elaboración de programas de calidad. Igualmente, también consideran necesaria la ampliación de los kilómetros de itinerancias y, por lo tanto, más flexibilidad en este asunto por parte de la Administración.
Un paso más para la profesión
Los tres delegados de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios quieren dar un paso más para la profesión y, por eso, demandan ser tutores de Primaria y Secundaria, así como formar parte de los distintos equipos directivos de los centros como secretarios y jefes de estudios.
Y, sobre todo, reclaman que «nos traten igual que al resto de empleados públicos». En esta línea están trabajando los integrantes del área de Religión del CSI.F ya que, tras varias reuniones con la Administración regional, han conseguido mantener el horario lectivo de la asignatura de Religión. «De no haber sido así se hubieran producido un gran número de despidos», aseveran.
Además, desde el sindicato están requiriendo a la Consejería que se abonen los sexenios y, sobre este asunto, el sindicato estima que «esperamos que la Administración reconozca esta problemática antes de continuar judicializando el tema».
Los profesores de Religión defienden la materia que imparten a sus alumnos en las aulas y explican que «según la Constitución es un derecho que tienen los padres y por eso el Gobierno regional tiene que velar porque las familias murcianas puedan acceder a ella en la escuela pública».
Asimismo, los maestros recalcan que «en estos momentos hay una gran parte de la sociedad que sigue decidiendo, de forma voluntaria y anual, que sus hijos necesitan que el Estado les de formación en la asignatura de Religión, tanto como en el resto de materias que se imparten en las escuelas».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario

LinkWithin

Quizás también le interese: