domingo, 27 de octubre de 2013

Clase de religión

En un reciente Congreso celebrado en Suecia en agosto pasado se ha analizado la diversidad religiosa en los diferentes países de Europa constatando que es solo en España donde se están dando problemas ideológicos y políticos con esta asignatura en la Escuela Pública.

Es importante situar todo este tema en el contexto histórico, social y cultural en el que vivimos. Porque estamos dominados por las ideologías e intereses de unos y de otros de modo que no solo nos estamos jugando el futuro de las nuevas generaciones sino, sobre todo, porque si desaparece la formación religiosa en la escuela, se olvidan tres dimensiones vitales. 1. La dimensión cultural: «toda cultura es cultual y todo culto es cultural», dice el antropólogo Lluís Duch. No podemos quedarnos en los elementos exteriores de religión sino en la cosmovisión de uno mismo y la del otro distinto de mí. Y, por ello, conocer otras religiones y ponerse en lugar del otro es una riqueza en la convivencia humana. 2. La dimensión axiológica, es decir, el desarrollo moral de una persona tiene mucho que ver con los valores, y tendrá que hacer frente más tarde o más temprano a una concepción religiosa establecida, con lo cual toda opción moral tiene un trasfondo religioso tanto si es creyente como si no, y esto hay que tenerlo presente en la escuela. 3. La dimensión antropológica. Las leyes tienen que estar al servicio de las personas y no al revés. Los objetivos de la educación no se pueden reducir a la eficacia y convertir a la persona en un medio como mecanismo de producción.

Permítanme defender con pasión la presencia de la religión en la escuela en las mismas condiciones académicas y pedagógicas que cualquier otra asignatura. El mundo globalizado en el que vivimos exige trabajar la diversidad cultural, lingüística, geográfica? en las aulas, sin olvidar la religiosa, porque esta sirve para potenciar los valores del conocimiento y del reconocimiento de las distintas creencias y del respeto al otro.

Un búho le dijo a otro: un conocido político ha dicho que la LOMCE equipara saberse el Avemaría con conocer álgebra. Sí, respondió el otro, pero para algunos la religión es un residuo social indigno de ser enseñado en la escuela. Ya, respondió el primero. Creo que para algunos cristianos la religión es un dinamismo vital tan fuerte, que no cabe encorsetarlo en la dinámica de la escuela. ¿Cuándo se enterarán unos y otros de lo que realmente es la clase de religión? Dios no cabe en una asignatura; el saber religioso, sí.

Fuente: http://www.laopiniondezamora.es/opinion/2013/10/27/clase-religion/715723.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade un comentario

LinkWithin

Quizás también le interese: